Las nuevas musas de la edición local de SoHo en esta oportunidad no son peruanas. Las modelos que se animaron a posar en una candente sesión de fotos fueron Mónica y Wendy: Las Hermanas Rincón.
PUEDES VER: Exparticipante de 'La Voz Perú' es la nueva musa de SoHo Perú | FOTOS Y VIDEO
En este número, SoHo Perú decidió duplicar el deleite que se suele sentir cuando revisa las fotos de esta sección, pues aparecen dos bellas mujeres de sangre colombiana y peruana: Mónica y Wendy, quienes dejaron un momento el fragor de la competencia de ‘Combate’ para obsequiar a sus fans una dosis de alta sensualidad y erotismo en esta edición dedicada a la velocidad.
En la candente sesión de fotos que tuvo como escenografía los espacios de una antigua hacienda iqueña, Mónica y Wendy se muestran en todo su esplendor.
Desde que aparecieron por primera vez en las pantallas peruanas, las hermanas Rincón no tardaron en conquistar a toda la teleaudiencia masculina. Sus gestos seductores, sus medidas que bordean la perfección y una contagiosa simpatía las convirtieron en las predilectas de los asiduos de Combate. De hecho, en ese reality les pusieron “Las Rinconashian”.
Ellas son de madre peruana y padre colombiano; y aunque nacieron en el país cafetero, ambas confiesan que se sienten limeñísimas, pues la mayor parte de sus vidas ha transcurrido en nuestra ciudad. Mónica posee mayor trayectoria en el mundo del espectáculo: viene dedicándose al modelaje desde los 13 años y tuvo una etapa anterior en Combate. Wendy, por su parte, trabajaba en otras cosas, pero cuando le ofrecieron concursar en este programa de competencias, no lo pensó dos veces.
Ambas tienen varios proyectos en mente. Mónica planea estudiar y dedicarse al arte, pues desde niña le gusta pintar. Por su parte, Wendy prepara una línea de productos cosméticos naturales basada en la medicina ayurvédica.
El hombre que pretenda enamorar a Mónica debe tener la determinación de conquistarla “y ser impulsivo y rápido para que no se enfríen las cosas”, dice ella. Con Wendy, por el contrario, hay que ser paciente e inteligente, pues no es de demostrar que le gusta un chico. “Ella es difícil”, admite Mónica.