Para cualquier mujer se trata de una sensación  placentera, distinta e inigualable, y cuando la mujer la experimenta, absolutamente liberada al placer y al goce, se convierte en una experiencia que puede superar al coito o a la masturbación. Ella recibirá caricias por todo su cuerpo que la estimulan muy poco a poco. Están hablando las manos y los labios de su amante. Cada beso, cada lamida, cada espacio de piel que recibe la presión del tacto de él, se estremece...

Algunos movimientos anuncian lo que llegara pronto. A veces, incluso, aunque no se sabe con total seguridad, se intuye el lugar en el que acabara la lengua. Los labios de él abandonan la boca ansiosa de ella y comienzan el delicioso camino con lentitud estudiada. Primero es la tersa piel del cuello la que recibe sus húmedos labios. Luego, los hombros. Las manos anticipan cada gesto y van por delante de los labios avanzando el camino. Primero acariciaron los hombros y ahora aprietan suavemente los pechos. Segundos después llega la boca de el para lamer los pezones erectos.

Las manos de ella acarician la cabeza  del amante, acompañando el ritmo de los besos. El está ahora en el comienzo del pubis, su lengua está llegando sinuosamente hasta el ombligo. Sus manos se adentran y rozan los glúteos y las piernas. Besa el monte de Venus, separándole las piernas y todo el cuerpo de él se introduce entre ellas. Las manos se agarran fuertemente de las nalgas y la lengua y los labios llegan a su destino. Sus gemidos sensuales son un anuncio. Ya los besos envuelven su vulva y la lengua profundiza entre sus pliegues íntimos.

Se trata de un placer muy especial muy bien apreciado por muchas mujeres que encuentran en el sexo oral el mayor gozo sexual. Hay maneras de hacer más intensas estas deliciosas sensaciones de lamer la vulva y el clítoris:

  1. Las yemas de los dedos juegan ensortijando el vello púbico, amasan los labios menores, juntándolos y besándolos lentamente.
  2. La nariz se abre paso separando los labios, permitiendo que la lengua acaricie la vulva.
  3. La barbilla, los labios y la nariz forman círculos para rozar la vulva y sus alrededores.
  4. Los labios de la boca se unen a los labios de la vulva como si los besaran.
  5. Un apasionado y autentico beso con lengua, mientras, al mismo tiempo, los dedos recorren la vulva.
  6. Muy suavemente, mordisquear y chupar el clítoris.
  7. Intentar agarrar el clítoris entre los labios, apresándolo y soltándolo varias veces.
  8. Soplar suavemente sobre el sexo cuando está muy húmedo para provocar
  9. Formar una U con la lengua y darle largas y suaves lamidas, comenzando en el clítoris y acabando en la entrada de la vagina.
  10. Endurecer la lengua y jugar con ella en la entrada de la vagina y en el clítoris con leves golpecitos rítmicos.

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

PERUVEA.COM no se responsabiliza por el material enviado por sus usuarios.

PERUVEA.COM no comparte ni se solidariza con las opiniones o versiones que hagan sus usuarios.

PERUVEA.COM NO ALOJA en sus servidores material protegido con copyright.

PERUVEA.COM es una plataforma de libre información.

 

Usuarios online: 7   Visitas totales: 992432

X